Hoy, 22 de febrero los y las scouts de todo el mundo estamos de celebración. Hoy es el llamado día del “Día del Fundador” y del “Día Mundial del Pensamiento”, ya que en esa fecha nacieron tanto Baden Powell como Olave, su esposa.

Unos 40 millones de scouts en todo el mundo reflexionamos este día sobre nuestra pertenencia a un movimiento que hermana a tantos países y culturas diferentes, aportando una visión particular de lo que es el Escultismo y reflexionando sobre su mensaje.

Yo quiero aportar un granito de arena en este día, y propongo 10 razones que resumen, a grandes rasgos, el por qué he sido, soy y seré Scout. Si quieres dejar las tuyas en los comentarios estás invitado.

  1. Entré en los Scouts porque en mi grupo ya estaba algún familiar, amigo, o los vi un día en la calle y quise apuntarme. Pude entrar en la colonia, o hasta Scouter, no hay edad para entrar en este maravilloso mundo.
  2. Me quedé en los Scouts porque hacían que contara las horas para los sábados, siendo, en consecuencia, el mejor momento de la semana.
  3. En los Scouts he conocido a los que son mis mejores amigos, personas con las que he crecido, compartido, y vivido. Algunas junto a las que todavía permanezco de Scouter en activo. Eso no quiere decir que me haya olvidado de todas aquellas que por diversos motivos no pueden vivir el día a día del grupo, todas te marcan de una manera u otra.
  4. En los Scouts he vivido algunos de los mejores momentos de mi vida, cientos de reuniones en las que mis scouters me estaban educando y transmitiendo unos valores sin que yo lo percibiera “aburrido”, a través del juego y la acción. Campamentos llenos de anécdotas que siempre quedarán grabadas en mi memoria, la promesa, totemnización, rutas, ceremonias, peligros enfrentados y retos superados. A día de hoy, como scouter, sigo viviendo momentos increíbles y mágicos que me hacen disfrutar todo el tiempo que paso en los scouts.
  5. Gracias a los Scouts he conocido a multitud de personas, gente que he conocido en festivales, acampadas regionales, intercambios, cursos del monitor de tiempo libre, etc. Personas que, aunque no compartan el día a día del mismo grupo, incluso de la misma delegación, o federación (Para los que se muevan por las altas esferas de ASDE), es bueno ver y compartir juntos momentos, experiencias, risas y escultismo a raudales.
  6. Ser Scout es pertenecer a un movimiento global que cuenta con 40 millones de personas que han elegido el mismo estilo de vida que tú, los mismos valores. Que luchan por dejar el mundo mejor que lo encontraron, educando a sus jóvenes para que se conviertan en unos buenos ciudadanos en el futuro, comprometidos con ellos mismos y los demás. Este sentimiento se traduce en la Hermandad, eres hermano de cualquier Scout alrededor del globo, sin distinción, sin conocerlo, solo por el hecho de que lleva una pañoleta al cuello (o la ha llevado en algún momento de su vida), y sabes que comparte tu estilo de vida.
  7. Ser Scout es crecer en tu grupo, pasar por las distintas secciones. Hacer el gran clamor en la Manada, defender a tu patrulla y cumplir con tu cargo en la Tropa, hacer piña en la Unidad, y remar tu propia canoa en Clan. También es ser Scouter, ser el referente de tus niños. Dedicar tu tiempo libre en educarlos en los valores del escultismo, en ayudarlos a convertirse en buenos ciudadanos en el futuro. Ver cómo crecen y pasan a otra sección. Ser Scout es compartir Kraal con otros scouters que eran tus scouters cuando eras educando, aprender de ellos como scouter y disfrutar plenamente del escultismo.
  8. Estar en un grupo Scout es ver a padres orgullosos de sus hijos. Padres que los observan desarrollarse como personas comprometidas con la sociedad. También, ser Scouter es ver el brillo en los ojos de los padres agradecidos contigo por el tiempo que le dedicas a su hijo cada sábado, conocedores del tremendo trabajo que realizamos con ellos.
  9. Ser Scout es dejar el mundo mejor que lo encontré. Es sembrar la semilla del escultismo en los jóvenes del grupo, educar en los valores del movimiento mundial. Es tener presente y cumplir con los valores y las leyes Scout a las que me comprometí en mi promesa. Ser Scout es darme cuenta de lo que he cambiado desde que entré al grupo de Lobato o Castor (O la sección en la que entrara cada uno, Scouter incluido), de las habilidades que he adquirido, de los valores que defiendo. Es tener presente el mensaje de BP y del movimiento que creó.
  10. Por último, ser Scout es una forma de vida que siempre llevaré en el interior esté o no activo en mi grupo. Es una forma de vida que solo entienden aquellas personas que las viven en primera persona (aunque los efectos del escultismo sean perceptibles por familiares o amigos ajenos al escultismo). Es tener presente que, Scout un día, Scout toda la vida. Defender los valores a los que me comprometí en la promesa en cada ocasión que se me presente en la vida. Ser Scout es servir dentro o fuera del movimiento, es aportar en la sociedad, y, como se ha mencionado antes, dejar el mundo mejor que lo encontramos.

Éstas son mis 10 razones por las que pertenezco al movimiento Scout. ¿Cuáles son las tuyas? Si has llegado a estas líneas del Post, estás invitado a dejar comentarios, compartir en redes sociales y expresar tu propia opinión, o tus propias razones.

¿Por qué eres Scout?

Buena Caza y Largas Lunas.

Mapache Astuto.